¿Sabes cómo calcular tu jubilación? Nosotros te enseñamos

Llega un momento en tu vida laboral el que miras el calendario con inquietud ¿quizás ha llegado la hora de calcular jubilación? Lo cierto es que los días pasan uno tras otro casi sin que te des cuenta y tal vez no hayas sido consciente hasta ahora porque te sientes lleno de energía, pero el tiempo pasa inexorable y posiblemente sea el momento reflexionar sobre tu futuro.

Hay algo que no debes perder de vista a la hora de calcular jubilación: la normativa referente a pensiones se modificó en 2013 y estableció que la edad para abandonar la vida activa trabajadora va a ir aumentando poco a poco hasta 2027. En ese año se situará en los 67 años para aquellos trabajadores que hayan cotizado menos de 38 años y 6 y en 65 para quienes lo superen o igualen. Te recomendamos, para despejar cualquier duda, que eches un vistazo a este enlace para calcular jubilación.

Para calcular jubilación de forma fiable has de tener en cuenta que la edad de retiro en nuestro país se sitúa actualmente en los 65 años para quienes hayan acumulado 36 años y 9 meses cotizados o más de 65 y 8 meses para los que no lleguen a ello. De todas formas, con la última reforma de 2013 también se produjeron otros cambios:

  • Se desliga de la inflación el cálculo de la actualización de las pensiones y se liga al índice de revalorización de las pensiones públicas.
  • La irrupción del factor de sostenibilidad: basado en la evolución de la esperanza de vida.
  • Hay un aumento de los años con los que se calcula la base reguladora. En el periodo que abarca 2013-2022 se pasa de 15 a 25 años.
  • El número de años necesarios para obtener el 100% de la base reguladora se incrementa.
  • Endurecimiento de los requisitos para acceder tanto a la jubilación anticipada como a la parcial.

Colectivos especiales

De igual manera, la edad de la jubilación puede verse alterada por ciertos factores, lo que también influye a la hora de calcular jubilación. Existen algunos colectivos que pueden adelantarlo:

  • Los mutualistas: se pueden jubilar a partir de los 60, aunque si optan por retirarse a esa edad no obtienen el cien por cien de la cuantía. Son mutualistas, por ejemplo, los trabajadores de RENFE y FEVE.
  • Por su singularidad: ya sea porque conllevan cierta peligrosidad, o por toxicidad, u otras circunstancias ligadas a su desarrollo- hay profesiones a las que se les permite adelantar la edad de jubilación. Sucede con: personal de vuelo de labores aéreas, trabajadores del Estatuto Minero, profesionales taurinos, ferroviarios, artistas, bomberos, policías locales y miembros del Cuerpo de la Ertzaintza.

El cese voluntario de la actividad laboral: está permitido adelantarlo hasta un máximo de 2 años, aunque para ello hay que cumplir lo siguientes requisitos:

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social
  • Tener al menos 35 años cotizados
  • Y por último, que la pensión resultante no sea menor que la pensión mínima que quedaría de haber respetado la edad ordinaria de jubilación.

Jubilación anticipada de personas con discapacidades: podrán retirarse desde los 56 años las personas que tengan una discapacidad reconocida de al menos el 45%, siempre y cuando hayan cotizado al menos 15 años. Los que acrediten más de un 65% pueden llegar a jubilarse – dependiendo del caso- incluso a los 52 años.

En ocasiones es el propio trabajador el que se resiste a despedirse de su vida laboral activa. Antes de la reforma no existía -salvo excepciones- la posibilidad de seguir trabajando después de la edad de jubilación. Ahora, por el contrario, sí es posible continuar con la actividad, lo que influye a la hora de calcular jubilación.

Según la primera modalidad de retraso de la jubilación, el trabajador tiene que contar con 15 años cotizados. Se le reconoce un incremento de un 2% en la pensión por cada año más trabajado si había acumulado previamente 25 años de cotizaciones. Asciende a un 2,75 si tenía de 26 a 37 años y un 4 en el caso de que acumulara más de 37.

En la segunda modalidad, la ‘jubilación activa’, la persona sigue trabajando y compatibiliza su sueldo con el 50% de la prestación.

Un futuro sin sobresaltos

Esta nueva etapa está repleta de posibilidades, especialmente si antes te has parado a calcular tu jubilación. La llave de la tranquilidad está en preparar una cuidada planificación financiera que convierta tu jubilación en un placer: el relax de un retiro junto al mar, viajes, disfrutar de los hijos y ver a tus nietos crecer… Tú eliges cómo quieres pasar estos años. No dejes un asunto tan importante en manos del azar, la planificación financiera es sinónimo de tranquilidad, de un futuro sin sobresaltos. No dejes pasar más tiempo, empieza a pensar hoy mismo en el mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *