¿Qué pasa con nuestro cuerpo cuando dejamos de entrenar?

El entrenamiento no debe ser una moda sino un estilo de vida. Cuando esto ocurre, se observan varias adaptaciones fisiológicas de los sistemas cardiovascular, endocrino, respiratorio, neuromusculoarticular, entre otros que están siendo solicitados, evidenciando adaptaciones que aumentan sus capacidades para el tipo de estímulo que están recibiendo.

Sin embargo, los períodos de inactividad están asociados a una reversión de muchas adaptaciones funcionales.

En la mayoría de los casos, el tiempo para la ocurrencia de estas reversiones es variable de persona a persona, dependiendo de varios factores como edad, condición física actual, historial deportivo (cuánto tiempo entrena, cuántas veces por semana, cuál es la duración de los entrenamientos, cuál es la intensidad que modalidades practica, etc.), motivo de la detención, entre otros.

Así pues, cuanto mayor el tiempo de inactividad mayor la pérdida y más difícil la recuperación.

¿QUÉ PASA CON NUESTRO CUERPO CUANDO DEJAMOS DE ENTRENAR?

1. METABOLISMO

  • Disminuye el metabolismo de las grasas. Por consiguiente, hay un aumento de la grasa acumulada, pudiendo haber aumento de peso. Si no gasta la energía ingerida en los alimentos, ésta pasará a ser almacenada como grasa en su cuerpo.
  • Disminución de los niveles de glucógeno muscular.
  • Acumulación más rápida del lactato.
  • Aumento de los niveles de glucosa en sangre.

2. CARDIOVASCULAR

  • Disminución de la masa cardiaca.
  • Disminución del volumen de sangre expulsado por el corazón (volumen sistólico).
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Aumento de la presión arterial.
  • Aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

3. MUSCULOESQUELÉTICO

  • Disminución de la masa muscular (atrofia muscular).
  • Disminución de la fuerza muscular.
  • Disminución de la capilarización muscular.
  • Disminución de la masa ósea que resulta en un aumento del riesgo de osteoporosis.

4. RESPIRATORIO

  • Disminución de la capacidad de nuestro organismo para captar y utilizar el oxígeno (VO2máx).

5. NEURAL

  • Disminución de la producción de hormonas como la serotonina y la endorfina (conocidas como hormonas del bienestar).
  • Mayor propensión para baja autoestima y depresión.
  • Disminución de la comunicación neuromusculoarticular.

ENTONCES, ¿CADA VEZ QUE DEJO DE ENTRENAR REGULARMENTE PIERDO TODO?

Sobre la base del principio de reversibilidad antes mencionado podríamos asumir que sí. Sin embargo, este principio no se aplica a las habilidades que se adquieren. Esto es, cuando una habilidad es aprendida, nunca más se olvida, principalmente si fue bien aprendida. Nadar, andar en bicicleta … son algunos de los ejemplos. Cuando se detiene de entrenar puede perder fuerza, resistencia y todo lo referido anteriormente pero el cuerpo todavía recordará cómo se ejecuta determinada función.

6 CONSEJOS PARA MANTENERSE ACTIVO

  • Lleve siempre consigo una bolsa de entrenamiento preparada.
  • Reduzca el volumen de entrenamiento en lugar de parar definitivamente.
  • Reducir la intensidad del entrenamiento en lugar de parar o desistir porque está más cansado, enfermo, menos asiduo.
  • Haga entrenamientos más cortos en lugar de faltar al entrenamiento porque no tiene tiempo para su entrenamiento habitual.
  • Haga una caminata o una carrera por la mañana, a su hora de almuerzo y al final del día.
  • Haga del entrenamiento un compromiso profesional. De la misma forma que no puede faltar al trabajo, no puede faltar al momento del día dedicado a su bienestar.

¿Cuándo es tu próximo entrenamiento?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *