Por qué siempre debería tener un abogado en su empresa

Por qué siempre debería tener un abogado en su empresa
Álvaro Molina
2 minutos
Por qué siempre debería tener un abogado en su empresa

Tener un abogado en su empresa significa contar con un verdadero socio que pueda defender los intereses de su negocio en todas las etapas de su existencia. Ya sea para la negociación o redacción de contratos comerciales, aumento de capital, contratación y despido de un agente o durante operaciones estratégicas, él lo asesorará y asistirá tan pronto como sea necesario.

Un abogado es imprescindible para asesorarle en asuntos legales

La primera función de un abogado comercial es escuchar, comprender el funcionamiento de la empresa y sumergirse en la vida diaria de una empresa para poder asesorar a sus líderes en asuntos legales. Está llamado a responder preguntas que requieran un conocimiento profundo de las normas de derecho y del sector en el que opera la empresa que asesora.

Para llevar a cabo su misión, debe estar asociado a los distintos proyectos puestos en marcha por la empresa desde su concepción. De hecho, durante la preparación de un proyecto, da consejos estratégicos para ayudar a su cliente a realizar la operación. Durante la fase de redacción de un documento legal, asesorará a su cliente sobre las condiciones y términos de la transacción. Lo mismo ocurre con las transferencias de empresas, las empresas conjuntas y la recaudación de fondos.

Un abogado es imprescindible para defender la causa de tu negocio

La protección esquivada o mal organizada puede afectar seriamente el buen funcionamiento de sus operaciones comerciales durante muchos años. Si los resultados de una demanda no funcionan a su favor, puede afectar negativamente no solo la imagen de su empresa, sino también sus resultados.

Además de asesorarlo en asuntos legales, un abogado comercial puede defenderlo en caso de litigios o escritura privada. Él puede asistirlo en derecho de marcas, derecho inmobiliario, derecho laboral, derecho financiero y fiscal o derecho de propiedad industrial. Dependiendo del alcance de las distintas áreas a cubrir, trabaja en colaboración con otros abogados de su despacho o con compañeros abogados. Antes de alegar o defender un caso, reúne las pruebas y los elementos necesarios para permitir que su empresa se destaque.

Un abogado es imprescindible para negociar contratos

Se espera que un buen abogado comercial sea competente en las áreas en las que opera. Por ejemplo, un abogado especializado en derecho de sociedades debe estar al corriente de los trámites relacionados con el respeto de los derechos de los accionistas, las ampliaciones de capital, las condiciones de vigencia de las cláusulas de los accionistas, etc. En el desempeño de sus funciones, será llamado durante la redacción, negociación y firma de contratos con clientes y proveedores. Para ello, debe dominar las principales etapas de establecimiento de un contrato entre la empresa que representa y otras empresas para negociar en las mejores condiciones.

Un abogado es imprescindible en la aventura empresarial

Cualquiera que sea la complejidad de una transacción, el abogado debe poder constituir o convertirse en miembro de un equipo multidisciplinario para asegurar su éxito. Por ejemplo, durante operaciones complejas vinculadas a la contabilidad de la empresa, debe estar en contacto constante con asesores financieros y auditores. Este también es el caso cuando se subcontratan algunas funciones comerciales clave. Sin embargo, debe intercambiar regularmente con el abogado de la empresa asociada para garantizar el buen desarrollo de las actividades relacionadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *