Malos hábitos del directivo

Sofía Ocampo

Como líder, hay muchos errores que no debes cometer o que pueden estropear el buen comportamiento de tus equipos. Todo lo relacionado con la gestión es de especial importancia y no es raro cometer errores incluso sin saberlo. Acércate a algunas actitudes para no tener que evitar que la gente te escuche o pierda credibilidad.

Disculparse por cualquier cosa

Es común que la cortesía se disculpe por hablar, por ejemplo. Sin embargo, esta actitud te pone en una posición incómoda o también te pone en una posición de inferioridad. Esto es aún más delicado cuando se encuentra frente a expertos o cuando su reunión se centra en un tema que requiere conocimientos específicos. Nada te impide revelar hechos o cifras que solo tú tienes en tu poder o conocer aspectos ignorados por otros. Si la cortesía no es demasiada, no se trata de disculparse todo el tiempo con fórmulas como “Si no le importa, le diré los datos exactos o más fiables o los datos más recientes. ".

La tendencia a querer ser rápido

Cuando los equipos son jóvenes, algunos líderes o gerentes empresariales tienden a querer ser jóvenes y adoptar el lenguaje, por ejemplo, de la nueva generación. No es raro ver expresiones típicas de ellos que destacan en estos momentos o vestirse con un estilo que no se adapta a tu personalidad, ni a lo que representas. Incluso si desea estar bien integrado en su equipo, todavía hay una distancia que mantener. De lo contrario, podría encontrarse rápidamente en una situación complicada donde su autoridad podría ser cuestionada, especialmente por las nuevas generaciones que no están familiarizadas con los códigos de la empresa. Esto es más cierto si utiliza expresiones que cree que están de moda y que de hecho ya están pasadas de moda o que son inapropiadas.

Estar ocupado todo el tiempo

No es raro ver a líderes o gerentes empresariales que parecen constantemente abrumados. Algunos nunca parecen estar disponibles y solo tienen una palabra: "Estoy abrumado" o "No tengo tiempo". Como propietario de un negocio, sus equipos ya sospechan que su agenda es apretada, por lo que no tiene sentido exagerar. Entonces necesita saber cómo administrar su tiempo, especialmente si pide a otros que hagan lo mismo. Por supuesto, puede suceder que los tiempos sean muy ajustados y que tenga poco tiempo disponible, pero esto debería ser una excepción. De lo contrario, podría parecer rápidamente abrumado por los eventos e incompetente para liderar. Sus equipos deben identificar los momentos particularmente ocupados y también debe saber cómo dejar la puerta abierta para escuchar a todos cuando tenga tiempo.

Evite parecer desorganizado

Una oficina donde los documentos se amontonan y se amontonan nunca es una buena señal. El famoso "bazar organizado" es simplemente un bazar. Si puede orientarse y no es necesariamente un fanático de la limpieza, sepa que aún debe demostrar que está organizado y sabe cómo priorizar su información. Si esto no es para usted, puede hacerlo para que sus colaboradores puedan encontrar excepcionalmente fácilmente un archivo en su ausencia o simplemente puedan transmitir rápidamente un documento sin tener que buscarlo en su pila "organizada". No dude en crear carpetas y subcarpetas. Esto se aplica tanto a su oficina física como a la virtual de su computadora.

Quieres seguir las tendencias

En los últimos años se han copiado mucho las buenas prácticas, como la gestión fría. Si la iniciativa es buena, la forma en que la implemente sigue siendo esencial. No es necesario ponerse un futbolín si todos temen tener acceso a él durante sus horas de descanso o para jugar a juegos en los que todos sienten una presión extraordinaria y durante los cuales sus empleados temen su reacción. No se trata de hacer como todos los demás sino de adaptar lo que organizas con tu personalidad. No se trata también de formarte en técnicas de la era del tiempo, si otros las dominan entre tus equipos. Si bien siempre es agradable entender cómo funciona algo, también es cuestión de agregar algo a la empresa y por lo tanto verificar sus necesidades.

Saber decir que no

Es común querer ayudar a todos un poco todo el tiempo cuando eres dueño de un negocio. Sí, pero ahí lo tienes, tienes tus propias tareas que hacer y no puedes sustituir a todos todo el tiempo y por la menor razón. Si puedes conceder una licencia excepcional o incluso hacerte feliz siendo permisivo en ocasiones, no se trata de ceder a todos los requisitos ni de asegurarte de aceptar todo lo que se te pida. A veces hay que tener en cuenta sus propias limitaciones y las adicionales que conllevan las de decir "sí". De lo contrario, podría revertir rápidamente la relación y adoptar una actitud de sumisión. Entonces, a veces hay que saber mostrar autoridad y por lo tanto decir que no, especialmente cuando la solicitud tiene consecuencias negativas para su trabajo o una sobrecarga de trabajo para usted u otros empleados.

Aprende a controlar tus emociones

Todavía es común reaccionar de la manera en que se siente y, sin embargo, debe tener el control de sus emociones. Una de las peores cosas que puede hacer es descargar su enojo con su gente, incluso cuando hayan cometido un error. Por supuesto, puedes herir un ego y hacerte sentir incómodo o incluso poner a alguien en tu contra, pero sobre todo no creas nada positivo enojándote. Si en ocasiones, a algunas personas les gusta marcar la ocasión para evitar que se vuelva a cometer un error, por ejemplo, suele ser una actitud que debe evitarse y que corre el riesgo de poner a varias personas en su contra. Se trata sobre todo de dar un paso atrás y saber analizar en paz cada situación. Si siente que la ira va en aumento, no dude en posponer su entrevista con la persona para dar un paso atrás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *