Las 4 claves para encontrar tu idea de negocio

Silvia Pinto

Estamos fascinados con las ingeniosas ideas que han encontrado algunos gurús de empresas emergentes para hacer crecer sus negocios cuando el mercado estaba lejos de estar asentado y los hábitos tradicionales tenían prioridad. Ya se trate de viajes compartidos, cursos en línea en un momento en el que todo la educación era presencial, calzoncillos franceses que desempolvan la ropa interior masculina… ¡Eurêka! ¡Encontré la idea del siglo!

Al día siguiente, te das cuenta de que la brillante idea ya ha sido tomada y ¡estás abatido! Entonces, ¿cómo encuentras tu idea de negocio cuando tienes pasión por el emprendimiento? Por supuesto, no es la garantía de encontrar el concepto revolucionario que esperas, pero puede ayudarte a evitar llegar al mercado con un producto que será un fiasco.

Al elegir tu idea, tu concepto, te haces muchas preguntas. ¿Esta idea vale mi tiempo, mis recursos? ¿No va a hacer un gran fracaso? ¿No llevaré a mi equipo directamente a la pared con tal idea?

Todas estas son preguntas que aparecen en la mente de los emprendedores cuando comienzan. Obviamente, no es posible estar 100% seguro de que todo saldrá bien con tu idea, pero existen al menos algunas vías para minimizar el riesgo de fracaso.

Tu idea es genial pero no encaja con el mercado

Hoy en día, muchas empresas están ingresando al mercado con productos que la gente simplemente no quiere comprar. Esta es la primera trampa en la que caen muchos emprendedores. Lo importante no es encontrar tu idea fresca y factible, pero aunque hay un mercado real, hay una demanda real.

Su producto debe abordar un problema o al menos una inquietud. Aunque sea en una escala muy pequeña, de alguna manera debería facilitar la vida de sus clientes potenciales.

Para estar seguro de que no se equivoca, no piense primero en el producto, sino en el problema y en cómo encontrará la solución. Un problema esconde necesariamente una oportunidad. No se diga a sí mismo «Podría lanzar este producto», sino más bien «Podría brindar una solución a este problema».

Analizar tendencias

En la actualidad, todo va muy rápido, con Internet, los smartphones en particular. Constantemente se crean nuevas necesidades. El mundo ahora está lleno de nuevas empresas innovadoras que están cambiando las cosas y la tecnología. Por supuesto, debes conocer el mercado actual en el que quieres entrar pero también sus posibles evoluciones.

Es fundamental analizar todo lo que pueda tener impacto en el mercado en los próximos años: aspectos sociales y políticos, tecnología, crecimiento económico … No es fácil pero no obstante es necesario tener una visión claro cuál será este mercado en un futuro más o menos próximo. Busca toda la información que puedas encontrar en Tendencias de este mercado, en blogs, webs, periódicos, revistas, diarios… No tienes excusa para no estar completamente informado. Con esto, evita entrar en un mercado en el que su oferta ya no será adecuada en un futuro muy próximo.

Si aún no ha identificado un mercado objetivo, por supuesto, también puede utilizar las tendencias sociales para averiguar en qué mercado se encuentra. Anticipar una necesidad que pueda surgir rápidamente es una apuesta arriesgada pero que rápidamente puede dar sus frutos en un mundo actual marcado por la incesante evolución de estilos de vida, tecnología, necesidades …

Elige un sector que te apasione

Al querer convertirse en emprendedor, está eligiendo al mismo tiempo comprometerse plenamente con su proyecto. Pasarás todo el tiempo allí, por lo que es fundamental elegir una zona que esté realmente cerca de tu corazón. Tu pasión será tu mejor guía. Seguramente habrá muchos obstáculos que tendrás que superar después, así que hazlo un poco más fácil para ti eligiendo un área que realmente te interese. No intente crear un negocio, sino crear un negocio que se parezca a usted.

Comparte tus ideas

Es bastante difícil de concebir, pero compartir tu idea con otras personas es fundamental. Por supuesto, al principio puede tener la tentación de guardárselo todo para sí mismo, pero en realidad esto no es necesariamente un buen cálculo. Por supuesto, no se trata de compartir tu Idea con quien sea primero, sino con tu familia, con amigos en los que puedes confiar. Necesita más consejos para aprovechar todo el potencial de su idea.

Podrá identificar las brechas en su proyecto y lo que puede mejorar. Al trabajar solo, es difícil tomar la distancia necesaria de su idea. En su cabeza, la idea puede parecer brillante, pero parece mucho menos exitosa una vez que la presenta concretamente frente a una «audiencia». No dudes en involucrarlos lo máximo posible, para preguntarles si comprarían tu producto, qué cambiarían. Son estos comentarios los que le permitirán perfeccionar su idea.

No hay nada heroico en comprometerse con una idea incierta. No podemos aconsejarle lo suficiente que siga estas pocas reglas antes de comenzar la aventura. No dejes que tu entusiasmo empañe tu visión y te lleve directamente al fracaso con una idea tambaleante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *