Inteligencia artificial aplicada a la salud: oportunidades y riesgos

Inteligencia artificial aplicada a la salud: oportunidades y riesgos
Iván Muñoz
2 minutos
Inteligencia artificial aplicada a la salud: oportunidades y riesgos

Warning: preg_match(): Unknown modifier 'a' in /var/www/vhosts/ateneadigital.es/httpdocs/wp-content/themes/sevenserp-theme/inc/seo/inc/external-links.php on line 156

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó el primer informe de uso inteligencia artificial en el campo de la salud y la medicina. El es documento por titulo «Ética y gobernanza de la inteligencia artificial para la salud“Este es el resultado de dos años de consultas por parte de un grupo de expertos. La OMS está en la lista seis principios para continuar limitando los riesgos y maximizando las oportunidades que ofrece la tecnología.

IA en la salud: se puede moderar

Según el informe, se puede aprovechar la inteligencia artificial acelerar el diagnóstico y el cribado de enfermedades (como ya es el caso en los países más altos y ricos), ayudar a fortalecer la atención clínica, la investigación en salud y el desarrollo de medicamentos, apoyar diversas intervenciones de salud pública como la vigilancia de enfermedades, la respuesta a epidemias y la gestión de sistemas sanitarios.

La inteligencia artificial podría permitir a los pacientes tomar un mayor control de su atención médica y comprender mejor sus necesidades cambiantes. También podría permitir a los países de escasos recursos y las comunidades rurales colmar las brechas en el acceso a los servicios de salud. Sin embargo, el informe destaca algunos de ellos riesgos por uso excesivo o inadecuado de la tecnología, especialmente cuando esto ocurre a expensas de las inversiones necesarias para asegurar la cobertura universal de salud.

Es especialmente necesario regular el uso de la inteligencia artificial, teniendo en cuenta i peligros de la recopilación de datos de salud y la posibilidad de que estén en manos de empresas con grandes intereses comerciales o gobiernos autoritarios y opresores.

Para limitar los riesgos y aprovechar las oportunidades que ofrece la inteligencia artificial, la OMS ha desarrollado los siguientes principios básicos para su regulación:

  • Proteger la autonomía humana: las personas deben permanecer a cargo de los sistemas de salud y las decisiones médicas. Se debe proteger la privacidad y la confidencialidad y los pacientes deben proporcionar un consentimiento válido e informado a través de los marcos legales apropiados para proteger los datos.
  • Promover el bienestar y la seguridad de las personas.: Los diseñadores de tecnología de IA deben cumplir con los requisitos reglamentarios de seguridad, precisión y eficiencia en casos de uso o indicaciones bien definidas.
  • Asegurar transparencia, explicación e inteligibilidadSe debe publicar información adecuada y accesible antes de que se pueda diseñar o implementar la tecnología de IA.
  • Promoción de la rendición de cuentas: las tecnologías de la información artificiales deben ser utilizadas en condiciones apropiadas y por personas debidamente capacitadas
  • Asegurar la inclusión y la equidad: La IA debe estar diseñada para garantizar un uso y acceso justos, independientemente de la edad, el sexo, el género, los ingresos, la raza, la etnia, la orientación sexual, la capacidad u otras características.
  • Promover una IA responsable y sostenible: Los diseñadores, desarrolladores y usuarios de aplicaciones deben evaluar a medida que se utilizan para determinar si la IA cumple adecuadamente con las expectativas y necesidades. Los sistemas de IA también deben diseñarse para minimizar sus impactos ambientales y aumentar la eficiencia energética.