Enfermedades del pulmón: Neumonía, Tuberculosis, Tumores

En este artículo vamos a hablar sobre todo de la neumonía, sus causas, sus síntomas en un principio y su tratamiento. A continuación trataremos el tema de la tuberculosis pulmonar, prevención tipos y cura. Por último hablaremos de otras enfermedades pulmonares menos comunes, como son Atelectasia, Enfisema obstructivo crónico, Absceso pulmonar, y haremos una pequeña referencia a losTumores del pulmón

Enfermedades del pulmon: Neumonía, Tuberculosis, Tumores 1

Neumonía

La neumonía es una infección aguda de los espacios alveolares del pulmón, que, cuando afecta a todo un lóbulo, se llama neumonía lobar, una sola parte, neumonía lobular, y si abarca, además, los bronquíolos, bronconeumonía.

Los microorganismos que causan neumonía son los neumococos, estafilococos (bacterias) y virus. En la actualidad es poco grave, en su forma aguda, gracias al empleo precoz de los antibióticos.

Los gérmenes penetran, por gotitas, a través de la nasofaringe, y forman colonias en el pulmón.

El periodo de incubación se desconoce; quizá sea de unas horas a unos días, y su inicio es brusco, violento, con temperatura que se eleva ya durante los escalofríos; se desarrollan rápidamente el dolor de costado, la tos seca y corta y la respiración rápida.

Síntomas de la Neumonía

La cara enrojecida, los ojos brillantes y las aletas de la nariz dilatadas expresan tanto la elevación de la temperatura como la dificultad respiratoria. La expectoración está teñida de sangre («esputo herrumbroso»), la piel es seca y áspera y, con frecuencia, hay herpes labial. En los niños son frecuentes las convulsiones y el primer síntoma puede ser el delirio por fiebre; en cambio, en las personas ancianas o debilitadas, el comienzo puede ser con escasos síntomas. Las alteraciones del sistema nervioso se caracterizan por dolor de cabeza, delirio y trastornos psíquicos, síntomas acompañados, en general, por un ligero embotamiento mental.

Cuando el delirio y los trastornos psíquicos son intensos, el pronóstico es grave.

Neumonía vírica

La neumonía vírica, una forma característica de esta enfermedad, presenta signos físicos mínimos respecto a los extensos cambios radiológicos observados; es de curso clínico benigno y termina con la recuperación completa del paciente, sin complicaciones. Epidémica y esporádica, afecta por igual a ambos sexos, y los factores causales son virus y rickettsias (organismos intermedios entre las bacterias y los virus). En general hay falta de respuesta a los antibióticos.

Enfermedades del pulmon: Neumonía, Tuberculosis, Tumores 3

Tuberculosis pulmonar

Es una enfermedad contagiosa común, causada por el Mycobacterium tuberculosis, o bacilo de Koch, el cual lo descubrió en 1882. Puede tener un carácter agudo o crónico y afectar al parénquima pulmonar, bronquios y pleura, o ganglios linfáticos broncopulmonares. Aunque generalmente interesa al sistema respiratorio, puede afectar, y no rara vez, los sistemas gastrointestinal, genitourinario, huesos y articulaciones, sistema nervioso, piel y linfáticos.

Las manifestaciones clínicas suelen ser tan escasas que raramente puede apreciarse la infección en este periodo (primoinfección). Una exploración radiológica más o menos intencional permite descubrir un foco infeccioso en el parénquima pulmonar, calcificado, que alcanza hasta el tamaño de un guisante, así como la calcificación simultánea de los ganglios linfáticos más cercanos.

Cuando no se produce la curación del foco parenquimatoso ni del ganglionar, puede formarse, a causa de la destrucción del tejido pulmonar, una cavitación o caverna, a partir de la cual, y debido a la difusión del material infectante, pueden aparecer focos en todas las zonas pulmonares.

Sin embargo, pese a la curación del foco primario puede persistir la tuberculosis de los ganglios linfáticos, lo cual se traduce en una alteración del estado general, temperaturas vespertinas y velocidad de sedimentación acelerada.

La tisis crónica del adulto corresponde en general al llamado periodo terciario y se desarrolla a partir de focos intrapulmonares producidos por vía aerógena o hematógena o de una tuberculosis ganglionar; puede presentarse en forma de una tuberculosis productiva (formaciones focales que raramente se ulceran), tuberculosis exudativa (de cuadro clínico más intenso y curso más agudo) y tuberculosis pulmonar fibrosa, que corresponde al periodo de curación de la tuberculosis pulmonar productiva y exudativa.

La inflamación de la pleura (pleuritis exudativa tuberculosa) es, con frecuencia, la primera manifestación de una tuberculosis del adulto, debida casi siempre a una diseminación precoz.

En el tratamiento de la tuberculosis desempeñan un papel decisivo las medidas generales: una alimentación adecuada y el reposo.

Enfermedades del pulmon: Neumonía, Tuberculosis, Tumores 2

Atelectasia o Colapso Pulmonar

El término atelectasia se usa como sinónimo de colapso pulmonar, pulmón total o parcialmente sin aire, que puede ser agudo o crónico, completo o incompleto (atelectasia parcial).

Puede ser debido a distintas causas, la más importante de las cuales es la oclusión total del bronquio que drena la zona afectada.  Pueden ser causa de atelectasia aguda las secreciones bronquiales espesas, los cuerpos extraños, tumores en la luz bronquial o fuera de ella, así como los ganglios linfáticos que comprimen los bronquios.

El colapso masivo de los pulmones suele ser una complicación desarrollada después de una operación en la parte superior del abdomen.

Enfisema obstructivo crónico

El término enfisema se aplica a un proceso patológico que consiste en la distensión permanente de los alvéolos pulmonares, con adelgazamiento y pérdida del tejido. Su síntoma capital es la fatiga y falta de aire (disnea), que siempre existe en esta enfermedad a raíz de las alteraciones de la función respiratoria.

Además de la disnea progresiva, que aumenta con el ejercicio y es de predominio espiratorio, casi nunca falta la tos, y a veces hay dolor de pecho no muy intenso; el tórax puede adoptar una posición inspiratoria característica, llamada «tórax en tonel», y los movimientos de la caja torácica están notablemente disminuidos.

La amenaza más seria para la vida del enfermo afecto de enfisema obstructivo crónico es la insuficiencia ventricular derecha, con todo el cortejo sintomático que comporta.

Absceso pulmonar

Se habla de absceso pulmonar cuando hay supuración y necrosis en un área localizada del parénquima pulmonar, la cual está rodeada por una reacción inflamatoria del tejido celular.

Si no existe tal reacción, usamos el término de gangrena pulmonar.  Según se deba a las bacterias aerobias o anaerobias, el absceso de pulmón puede ser o no pútrido. En la mayor parte de los casos se debe a la existencia de una obstrucción bronquial, además de la infección. Los microorganismos que pueden cultivarse a partir de abscesos pulmonares son las bacterias corrientes y las que se alojan en la nasofaringe; el olor fétido, característico de los abscesos pulmonares pútridos, se debe especialmente a microorganismos anaerobios. En general, son únicos, aunque también pueden ser múltiples y, por lo común, unilaterales, y los afectados con más frecuencia son los lóbulos inferiores del pulmón derecho.  En la actualidad es una afección rara, gracias al uso precoz de los antibióticos.

Tumores del pulmón

Los tumores pulmonares localizados en el árbol bronquial o en el parénquima pulmonar pueden ser, fundamentalmente, primarios o secundarios, malignos o benignos.  El carcinoma bronquial primario es el más frecuente en el hombre, especialmente en edades superiores a los 40 años. La causa sigue siendo desconocida; la única etiología plenamente conocida es la de ciertos minerales radiactivos, y recientes estudios estadísticos indican que el carcinoma broncógeno es unas 20 veces más frecuente en los grandes fumadores de cigarrillos que en los que no fuman.

Este tumor es el responsable de un 5-10 por ciento de todas las muertes por cáncer y aumenta constantemente de frecuencia.  En un 90 por ciento de enfermos, el síntoma fundamental es la tos, que puede ser de tipos diversos; en los enfermos que tienen ya tos crónica puede resultar difícil la modificación debida al carcinoma, y en la mitad de los casos aproximadamente hay dolor torácico. Sin embargo, su característica básica es la escasez de síntomas en el estadio inicial y la diversidad de manifestaciones en el curso ulterior. A menudo permanece ignorado durante largo tiempo, y la enfermedad se descubre sólo por una complicación o una metástasis. De aquí la importancia de los exámenes seriados y repetidos, al objeto de detectar el tumor en su fase precoz. El tratamiento de elección, cuando es posible, consiste en la extirpación quirúrgica, acompañada de una intensa radioterapia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *