¿Cómo preparar el nuevo desconfinamiento?

Fabián Pérez

Desde este mes de diciembre, a priori comienza el desconfinamiento progresivo. Pocos saben si realmente podrán abrir y otros se preguntan en qué condiciones reanudarán su actividad desde ahora.

Entonces, ¿cómo empezar de nuevo con el pie derecho para actuar en lugar de reaccionar?

1 / Tenga en cuenta las limitaciones

Ya sea que se trate de certificados para sus empleados o incluso de condiciones de higiene en el trabajo, le queda una semana para prepararse. Es de esperar que ya no tengas que dar estas primicias y que se siga requiriendo gel distanciador e hidroalcohólico hasta las vacaciones (o incluso mucho más, como ya te imaginas) y que tendrás que equiparte con suficientes productos de limpieza para desinfectar el local. Por tanto, debes anticipar que es muy probable que tengas que adquirir todo el equipamiento necesario en cantidad suficiente. Para ello, es mejor no esperar hasta el día de la inauguración y estar atentos a los futuros anuncios y las limitaciones que generan. No dude en anticiparse a lo obvio, como el hecho de que algunos no podrán ir a su lugar de trabajo y que deberán contar con herramientas eficientes y establecer un horario.

2 / Empezar desde el peor de los casos

Para asegurarse de que no se sorprenda durante los anuncios, una forma fácil de hacerlo es hacer que suceda el peor de los casos. Es muy posible que se mantenga en el statu quo y la pregunta sigue siendo: "¿Qué hacer en este caso específico?" ". Queda por tener en cuenta el hecho de que no puedas reabrir tu oficina central o que esta situación dure sólo un tiempo. Puede muy bien asegurarse, por ejemplo, de que el teletrabajo se convierta en la norma para muchos de sus empleados y deje de ser una situación excepcional. Se trata entonces de determinar las ventajas y desventajas y saber utilizar el primero y superar el segundo. Deberá planificar las cartas o correos electrónicos a escribir y las modificaciones de los contratos de trabajo para no encontrarse en un callejón sin salida y sobre todo en la irregularidad. Se requiere precaución en estos tiempos difíciles.

3 / Tu preparación mental ante todo

Este nuevo desconfinamiento parece muy diferente al primero, ya que la mayoría de los líderes empresariales y de los franceses creen hoy que la situación debería durar un año más o repetirse en ciclos, o incluso varios. Se trata sobre todo de prepararse mentalmente para que esta situación continúe y no la sufra. Si muchos “cobran” el encierro y esperan días mejores, primero debe intentar proyectarse hacia el futuro y así recuperar la motivación. Se trata de avanzar en lugar de doblar la espalda. Para ello, debes desarrollar nuevos proyectos según sea necesario y no hundirte en la inercia. La preparación es esencial durante este tiempo y debe esperar ser el pilar de la misma. No hace falta decir que la fatiga moral debe haber comenzado y la motivación debe estar en su punto más bajo. Lo más importante es mantener tu sonrisa y tu buen humor habitual y más si cabe. No hay necesidad de emocionarse cuando llega la tormenta.

4 / Prepara un discurso motivador

En este nuevo período de desconfinación, la moral puede verse aún más afectada que en el primero. El efecto de repetición ha afectado fuertemente al de sus equipos y le corresponde a usted asumir la responsabilidad de restaurar el ímpetu necesario para la recuperación. Probablemente tú mismo estés afectado y la dificultad sigue siendo navegar por este océano de incertidumbres pero aún tienes que seguir mostrando el destino. Sobre todo, no debes infligir tu pérdida de moral a tus equipos que no la necesitan. Ten en cuenta que solo porque tendrán que adaptarse a muchos cambios o situaciones nuevas y que en ocasiones tendrás que cambiar de rumbo, no significa que no vayas hacia una meta. Para empezar bien, un discurso motivador que pueda recordar las dificultades sin ser demasiado alarmista sigue siendo uno de los métodos más eficaces para asegurar que la recuperación vaya bien. Se trata de recordarles por qué se van a trabajar fuera de tener la oportunidad de encontrar parte de su círculo social y de mostrarles las posibles vías para establecer los diálogos que le dan la pesca.

5 / Anticípese a todas las solicitudes

Queda por anticipar la ralentización de ciertos procesos, como la recepción de suministros. Necesita dejar espacio para maniobrar y tal vez ordenar hoy lo que será útil mañana. Esto es especialmente cierto si se trata de hardware que no caduca. Los suministros de oficina, por ejemplo, son parte de este tipo de material donde no verás grapas con fecha de caducidad. Es muy probable que las solicitudes vayan entrando todas a la vez como durante el primer desconfine para no encontrarte no solo abrumado sino además con una ausencia del material necesario para el buen funcionamiento de tu actividad. También se anticipan solicitudes inusuales, como el hecho de que algunos ahora deseen hacer más teletrabajo. Si los empleados solo esperan el placer de regresar a su lugar de trabajo, otros habrán desarrollado el gusto por una cierta libertad y el hecho de no tener que tomar más transporte. Por lo tanto, deberá planificar ambos tipos de reacciones y solicitudes. Hay que pensar que estamos entrando en la época navideña y que la incertidumbre que pesa sobre ellos es un estresor para muchos de sus empleados: reservas de tren, posibilidades de reencuentro con la familia que se pueden cuestionar en último momento, compra de juguetes y regalos y su entrega… Este momento de relajación resulta sumar estrés a la incertidumbre del futuro, así que escucha esta parte de la vida personal y no la subestimes no!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *