8 errores que debes evitar al empezar tu aventura empresarial

Loreto Moreno

Cuando nos embarcamos en una aventura empresarial, los emprendedores cometen muchos errores. Si bien se puede pensar que algunas actuaciones son una buena práctica, otras pueden resultar totalmente contraproducentes. Vamos a ver algunos de los errores más comunes cuando se empieza un negocio:

1 / Contratar perfiles no cualificados

A menudo, al iniciar un negocio, intentamos ahorrar costos y no contratar a los mejores. Sin embargo, los emprendedores más exitosos le dirán: uno de los factores clave del éxito es atraer a los mejores. No solo comparten sus conocimientos, sino que también ponen a la empresa en el camino correcto. Esto le permite progresar rápidamente y encontrarse sin perder tiempo en la vanguardia en ciertas áreas. El único inconveniente: el coste que pueden representar y que no solo necesitarás saber gestionar bien sino también atraerlos a una empresa naciente. Las soluciones para superar la falta de efectivo suelen ser captar fondos, tener el capital base necesario o integrarlos en el capital como socio.

2 / Querer hacer todo por ti mismo

Cuando comienzas un negocio, a menudo intentas optimizar todo y hacerlo todo tú mismo. Sí, pero ahí lo tienes, algunas actividades son más caras para hacerlas tú mismo que hacerlas llevarlas a cabo por un profesional externo. Llamar a autónomos o proveedores de servicios a veces le permite reducir sus costos porque brindan el mismo servicio para muchas personas, lo que les permite lograr economías de escala que refractan en usted. Aparte de las razones de costo, ya sean humanas o financieras, puede ser simplemente el nivel de calidad que desea tener o dar a sus clientes. No sabes cómo hacer todo a la perfección y algunas áreas te son totalmente ajenas. Pensar que conseguirás abarcar todo como los profesionales de cada sector suele ser utópico y muchas veces es mejor concentrarse en tu know-how y la venta del servicio que en actividades relacionadas.

3 / Perder el tiempo buscando proveedores

Una vez dados los consejos anteriores, queda claro que algunas personas pierden el tiempo preguntando por proveedores entre sus familiares. Si la recomendación no es mala, puede buscar estos y especialmente expertos independientes en plataformas para satisfacer su necesidad o falta de recursos. Estos le permiten encontrar expertos, delegar ciertas tareas que consumen demasiado tiempo o para las que los empresarios no tienen las habilidades internas y le permiten ahorrar tiempo en su investigación. Empresas como Fiverr ofrecemos este tipo de conexión. Los servicios ofrecidos van desde el diseño de logotipos, pasando por la personalización de su sitio hasta la producción de videos. El precio es adecuado para todos los presupuestos y depende de cada experto y de su proyecto.

4 / Vende «barato»

Ya no podemos contar el número de empresas que han colapsado porque no necesariamente han pensado en términos de margen. Vender barato a menudo significa vender mucho para lograr rentabilidad. Pensar que solo necesita dar un descuento y que su producto se vende como pan caliente no es la verdad. Si en ocasiones y en determinados sectores de actividad esto puede resultar acertado, en la mayoría de los casos es necesario darse cuenta de que un precio bajo o demasiado bajo significa una falta de calidad. El hecho de que haya decidido no obtener ganancias durante un tiempo para atraer a sus primeros clientes, no significa que realmente vayan o se queden después. Cabe señalar que algunos vendrán solo para ahorrar dinero y pueden ser malos clientes tanto en términos de pago como de relación con el cliente. De este modo, pueden enviarle muchas quejas sin ser especialmente rentables.

5 / Esperar tener el producto perfecto

Ningún producto es perfecto excepto quizás los ancestrales. Hoy en día, los clientes siempre quieren más y el proceso suele ser de mejora continua. Algunos emprendedores nunca están satisfechos con su producto y nunca lo lanzan porque, tenemos que admitirlo, siempre tenemos algo que mejorar. Confrontar su producto con el mercado tiene muchas ventajas, como orientarlo en la dirección correcta, tener comentarios de los clientes o poder definir sus prioridades de desarrollo. También se puede utilizar simplemente para verificar el apetito por su producto o que realmente existe la necesidad. Asimismo, cabe destacar que un buen producto es ante todo aquel que vende y que además puedes comprobar que tu estrategia comercial es eficaz. Pequeña ventaja: es posible que tenga usuarios pioneros que lo publiciten.

6 / Pensar en términos de velocidad

Podemos repetirlo, muchos creen que el espíritu empresarial sigue siendo una cuestión de velocidad. Si esto no es del todo inexacto, se trata principalmente de aguantar en el tiempo. Muchos de ellos han tirado demasiado de la cuerda hasta el punto de romperla. Hay muchos ejemplos de agotamiento. Sobre todo, hay que tener en cuenta que las proyecciones que haces suelen ser más complejas de conseguir que en teoría. Por lo tanto, deberá estar bien preparado para poder mantener el rumbo, especialmente en términos de flujo de caja. El espíritu empresarial a menudo se compara con un maratón más que con un sprint y no es en vano. Antes de comenzar, tenga en cuenta que el camino hacia el éxito puede ser interminable y planifique en consecuencia.

7 / Las malas asociaciones

A menudo se piensa que la asociación es natural con un amigo o alguien que conoces bien. Solo tienes que decirte a ti mismo que la asociación no es solo una cuestión de habilidades y que tu pareja representa una pareja de la vida real con quien probablemente pasarás más tiempo que con tus seres queridos. El hecho de que te lleves bien con alguien a nivel personal no significa que será cierto a nivel profesional. Su (s) pareja (s) son a menudo sus primeros apoyos y es una buena práctica comprobar que todos los elementos necesarios para una buena colaboración estén presentes antes de asociarse con alguien. La mala asociación es también una de las causas más frecuentes de mortalidad empresarial.

8 / No haber previsto las peores situaciones que se puedan dar

Todas las situaciones pueden surgir en el emprendimiento e incluso la muerte de tu socio. Por tanto, se trata de considerar todos los casos de figura y de discutir con él todo lo que pueda suceder y llegar a un acuerdo, preferiblemente por escrito, para evitar cualquier situación de bloqueo. Si bien ciertas circunstancias pueden parecerle impensables, sepa que puede pasar cualquier cosa. También tenga en cuenta sus datos personales antes de comenzar para no encontrarse en dificultades en caso de falla. Nada sale como en el papel, así que es mejor que te acostumbres.

Por supuesto, hay muchos otros errores que debes evitar al comenzar, así que no dudes en informarte para evitarlos. Probablemente no seas el primero en conocerlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *